dimarts, 1 de desembre de 2015

Experiencia en el Archivo Histórico de la Unión Europea


Ciao a tutti!

Mi nombre es Sonia y soy ex alumna del máster en Gestión de Contenidos Digitales. Hace unos meses publiqué en este blog mi experiencia en el Instituto Universitario Europeo (IUE), donde estuve como becaria desde abril del 2014 hasta abril del 2015, y hoy vuelvo a escribir para explicar mi experiencia en el Archivo Histórico de la Unión Europea (AHUE).



¿Qué es el Archivo Histórico de la Unión Europea?

El AHUE es el repositorio oficial de documentos históricos de las instituciones de la Unión Europea y, también, un centro de investigación dedicado al estudio y preservación de archivos. Está situado en Florencia, en la Villa Salviati, que forma parte del Instituto Universitario Europerio, y alberga 5.000 metros lineales de documentos y más de 370 grabaciones. Su página web recibe más de 1 millón de visitas al año y 35.000 descargas.

Edificio y jardines del Archivo Histórico de la UE
A raíz de la enmienda del Reglamento n.º 354/83, las instituciones de la UE están obligadas a depositar allí sus archivos, excepto el Tribunal Europeo de Justicia y el Banco Central Europeo, que pueden transferirlos de forma voluntaria. Estos documentos están disponibles tanto para la investigación como para el público en general, con un retraso medio de 30 años.

A modo de ejemplo, conserva archivos de las siguientes instituciones:

  • El Parlamento Europeo. 
  • El Consejo de la Unión Europea. 
  • La Comisión Europea. 
  • El Tribunal de Cuentas Europeo. 
  • El Comité Económico y Social Europeo.
  • El Banco Europeo de Inversiones.
  • El Centro Europeo para el Desarrollo de la Formación Profesional.
También contiene archivos privados de importantes personalidades, movimientos pro-europeos, grupos políticos y organizaciones no comunitarias, así como colecciones privadas.

Depósito del Archivo Histórico de la UE

Mi experiencia

Como he comentado, después de mi experiencia como becaria en el Instituto Universitario Europeo me ofrecieron la posibilidad de trabajar unos meses en el AHUE catalogando la biblioteca personal de un ex político y economista italiano. En total la colección estaba formada por 1.800 monografías en diferentes idiomas: italiano, inglés, español, francés y alemán.

Además de este proyecto, también me dieron la oportunidad de participar en algunas visitas escolares, en las cuales, y durante toda una mañana, los estudiantes de primaria y secundaria realizan diferentes actividades y juegos para conocer mejor la historia de la Unión Europea. Mi gran responsabilidad consistía en jugar con ellos cuando se necesitaban más personas para alguna actividad concreta.

Finalmente, también pude participar como voluntaria en la jornada de puertas abiertas del Día de Europa, que se celebra el 9 de mayo.


Florencia

Florencia es una ciudad única. Cuando llegué, en abril de 2014, no la conocía, y aunque al principio puede resultar un poco difícil adaptarse a algunas de sus peculiaridades, al final son esas pequeñas cosas las que más se echan de menos al volver a Barcelona.
Duomo o Basílica de Santa María del Fiore

En primer lugar, es una ciudad pequeña que no alcanza los 400.000 habitantes. El centro puede resultar ruidoso, abarrotado de turistas todos los días del año y con un transporte público bastante mejorable (e inexistente por la noche) pero, también, las distancias son muy cortas y siempre se puede ir a pie a cualquier parte. Esto, que en un principio es una elección guiada por la resignación, al final se convierte en placer y te permite descubrir calles y rincones escondidos que no aparecen en las guías turísticas.

Otro punto a su favor es la comida: pasta, pizza, tiramisú, coccoli, helados... Una de las cosas que más me sorprendió es la calidad de la comida y que los postres siempre son caseros (no en el centro). También descubrí los restaurantes vegetarianos: como carnívora 
que nunca me había sentido especialmente atraída por lo verde, Florencia me ha descubierto un nuevo concepto de comida sana y saludable y, sobre todo, buena y apetecible. Eso sí, las ensaladas no abundan.

Tagliata
En cuanto al alojamiento, hay multitud de páginas web, páginas en Facebook y, además, el instituto también tiene varias residencias. Aquí dejo un pequeño recopilatorio que ya publiqué anteriormente:

Finalmente, tampoco hay que olvidar que Florencia está situada en el medio de Italia, lo cual permite visitar el norte o el sur fácilmente durante los fines de semana. La mejor manera de desplazarse es en tren y, la verdad, pueden conseguirse billetes muy económicos. Las dos compañías ferroviarias son Trenitalia y Italo. ¡Truco! Marca dos billetes al consultar los precios y así encontrarás ofertas 2x1.

Conclusión

En conclusión, para cualquier persona interesada en el mundo de la biblioteconomía y la documentación, el AHUE es una gran institución que ofrece una gran oportunidad tanto a estudiantes como a trabajadores. Mejorarás muchísimo tu currículum, se te abrirán nuevas puertas a nivel profesional, mejorarás tu nivel de idiomas, aprenderás a relacionarte con gente diferente en un ambiente multicultural y, además, conocerás a gente estupenda que te hará crecer a nivel personal.
“Archives play an essential role in the development of societies by safeguarding and contributing to individual and community memory. Open access to archives enriches our knowledge of human society, promotes democracy, protects citizens' rights and enhances the quality of life”. (Universal Declaration on Archives, 2010)

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada