dijous, 22 de setembre de 2011

Prácticas de verano en el Instituto Cervantes de Rabat


Salam aleikum!!!

Me llamo Sandra y estudio el máster en Gestión de Contenidos Digitales. Este verano he tenido la suerte de pasar un mes increíble haciendo prácticas en el Instituto Cervantes de Rabat y me gustaría contaros un poco mi experiencia en el país.

Mi primera opción había sido el Instituto Cervantes de Munich, ya que nunca había estado en Alemania y tenía muchas ganas de visitar y conocer el país. La resolución de las prácticas salió favorable para mí y me asignaron una plaza en Munich; sin embargo, todo se torció una vez que me puse en contacto con el responsable de la biblioteca. Sin darme ninguna explicación, le comentó al coordinador de las prácticas, Miquel Centelles, que mi perfil no era el que más se ajustaba para cubrir el puesto y que preferían a un/a alumno/a de Biblioteconomía o Documentación. De manera que me había quedado sin plaza y el resto de opciones que me interesaban ya habían sido asignadas.

Sin embargo, todo cambió cuando dos días más tarde Miquel Centelles me llamó ofreciéndome la posibilidad de ir un mes al Instituto Cervantes de Rabat. He de decir que al principio me daba un poco de miedo aceptar la oferta, ya que nunca había estado en un país árabe y siendo mujer sabía que iba a tener algunos problemas. Así y todo decidí aceptar las prácticas y lanzarme a la aventura, y he de decir que es una de las decisiones más inteligentes que he tomado hasta ahora.

En el ámbito profesional he podido desarrollar algunos de los conocimientos que había desarrollado a lo largo del curso en el máster. El mes anterior, mi compañero Dani se había encargado de introducir modificaciones en la web de la biblioteca y durante el mes de agosto yo continué con esta tarea. Además, también se me asignó la función la crear el blog del departamento de cultura.

Los trabajadores de la biblioteca han sido todos muy amables y atentos conmigo y me han hecho sentir como en casa. Sin embargo, yo no he tenido mucha suerte porque al llegar en agosto la gran mayoría ya estaban de vacaciones; de modo que no he podido entablar relación con muchos de ellos. De hecho, durante el período de prácticas únicamente he visto a mi jefa en dos ocasiones, aunque sí que hemos mantenido contacto vía mail.

En cuanto al ámbito personal, he tenido la suerte de conocer a gente marroquí que hablaba español, lo cual me ha salvado la vida, ya que al principio no dominaba ni el francés ni el árabe (el cual sigo sin dominar…); de manera que tareas tan sencillas como ir a la compra o recargar el móvil se me hacían casi imposibles!!!
Los marroquís con los que me he encontrado (tanto en Rabat como en otros pueblos) son la gente más hospitalaria y amable que he conocido en mi vida. En un principio tenía cierto recelo a viajar sola por el país o incluso a salir sola por la calle, ya que las historias que nos llegan a nuestro país sobre el pueblo árabe no eran demasiado positivas. Sin embargo, esta idea preconcebida ha ido muriendo poco a poco a medida que he entrado en contacto con su cultura y sus costumbres. Son gente muy religiosa, en mi opinión, extremadamente religiosa, pero tienen principios y algo por lo que luchar, que es de lo que muchos de los occidentales carecemos.

En mi caso, he tenido también mucha suerte porque me ha tocado el mes del Ramadán y la gente allí hacía vida nocturna (que es la que a mí más me gusta). Es un mes duro para muchos de ellos, ya que no pueden comer, beber, fumar ni tener pensamientos impuros desde la caída hasta la salida del sol. Sin embargo, yo he disfrutado mucho compartiendo con mis amigos esta experiencia y poder comprobar que mi cuerpo y mi  cabeza no tienen límites!!

Para acabar me gustaría recomendar Rabat a todos aquell@s que tengan pensado realizar prácticas en verano, ya que os puedo asegurar que pasaréis momentos inolvidables y donde aprenderéis muchísimo (ya no solo a nivel académico o profesional). La gente de la biblioteca es adorable, la comida es la mejor que he probado (después de la gallega, claro), la gente es increíble y las costumbres son muy diferentes a las nuestras, pero ahí está lo bueno!! El choque cultural los primeros días es como una bofetada, pero a medida que vas conociendo el país, te das cuenta que lo que nos venden en España no se asemeja ni una pizca al Marruecos auténtico!!

Mucha suerte a todos y salam aleikum!!



1 comentari:

  1. Realment m'he quedat sorpresa de la "resposta" de l'Instituto Cervantes dient que no donaves el perfil i que no t'acceptaven per fer-hi les pràctiques d'estiu. Jo vaig anar-hi fa uns quatre anys (A l'Instituto Cervantes, de Munic) i realment mai hi va haver problemes. Tampoc havia sentit que li diguéssin això a cap altre alumne que ho hagués demanat en cap altre centre, em sembla molt estrany i bastant poc professional.
    De totes maneres, veig que l'experiència a Rabat ha sigut súper positiva, així que tampoc t'ha sortit tant malament...

    Una abraçada!

    ResponElimina