dimarts, 17 d’agost de 2010

Queens Library (New York)

Lamentablemente la crisis económica, en la que nos encontramos sumidos a nivel mundial, no ha pasado de largo de aquellos que no lo han hecho mal. Esto es lo que le ha ocurrido a la biblioteca de Queens, que a pesar de haber recibido en el año 2009 el premio nacional a la mejor biblioteca por la calidad de sus servicios y programas, ha visto reducido su presupuesto anual, horarios y personal. A pesar de esta mala racha, la biblioteca de Queens es un ejemplo excepcional de innovación en la que vale la pena detenerse a echar un vistazo.

Pero antes de entrar en más detalles sobre la biblioteca, es necesario explicar dónde se encuentra y quiénes son los usuarios de Queens. ¿Podéis imaginaros un barrio con una superficie de 282 kilómetros cuadrados y una población que alcanza 2,2 millones de habitantes, superior a la de muchas de nuestras provincias? Impresionante, ¿no?

La multicultularidad y la mezcla de etnias es la principal característica de esta numerosa comunidad. Más de un 40 % de la población son blancos no hispanos, los siguientes grupos mayoritarios son los hispanos y negros, que representan un 20 y un 25 % respectivamente. El 15 % de población restante está formado por asiáticos de diferente procedencia, principalmente de Filipinas, China, India y Corea.

La biblioteca de Queens cuenta con una biblioteca central, en el corazón de Queens, desde la que se gestiona una red de un total de 62 sucursales repartidas por toda Queens.

Queda implícito en el logo de la biblioteca el objetivo de la misma, enriquecer la vida de sus usuarios, facilitando el acceso a sus colecciones, servicios y programas.

Una comunidad como la de Queens requiere un fondo voluminoso. La colección al completo, teniendo en cuenta tanto los libros y revistas en papel como el material multimedia y audiovisual estaba formada en el 2009 por más de 7,1 millones de ítems.

Aunque la mayor parte de la colección es en inglés, se hace un importante esfuerzo en conocer dónde están ubicados los distintos grupos étnicos con el fin de desarrollar colecciones en otras lenguas atendiendo a las necesidades de sus usuarios. Es sorprendente estar en una biblioteca de Nueva York como Jackson Heigths, en la 81 Street y ver toda un ala de la biblioteca con libros, viejos por el uso, en español, coreano, chino, hindú y muchos más.

Otros servicios novedosos son los programas sociocultures desarrollados por la biblioteca en colaboración con entidades gubernamentales, ONG y empresas. Talleres de ciudadanía, cursos de idiomas, workshops sobre una gran variedad de temas que van desde cómo montar una empresa, a discusiones literarias. Todo gestionado por el personal bibliotecario y realizado en las instalaciones de la misma.

Según el estudio dirigido por Hilario Hernández, Opiniones y actitudes de los usuarios de las Bibliotecas Públicas del Estado (Fundación Germán Sánchez Ruipérez, 2009), los servicios con menor grado de cumplimiento en las bibliotecas públicas del Estado español son los relacionados con el apoyo a programas y actividades de alfabetización, seguido de las misiones de atender a sectores desfavorecidos de la sociedad y favorecer la diversidad cultural, brindar posibilidades para el desarrollo personal creativo, y prestar apoyo a la tradición oral.

Esta presentación de la biblioteca de Queens no pretende ser exhaustiva, solo es mi impresión después de dos semanas de intership. Tampoco conozco en profundidad el estado de la cuestión tanto en España como en otros países europeos, pero pienso que conocer este caso puede ser un buen punto de partida para generar interés por el tema a los lectores del blog… a mí desde luego me ha picado la curiosidad.

Próximo capitulo: "Tips sobre New York City"… ¡¡Qué no perderse!!

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada