diumenge, 10 d’agost de 2008

Instituto Cervantes Roma




Muy buenas, me llamo Blanca Garcés y todo el mes de julio estuve en el Cervantes de Roma. Ni que decir tiene que es una maravilla y recomiendo fervientemente cualquier experiencia en el extranjero.

Roma es una ciudad caótica, la verdad. El tráfico, sus gentes y sobre todo dispone de un pésimo transporte público, es así. Es una ciudad que agota, y al mismo tiempo es una maravilla. Roma tiene eso: lo mejor y lo peor. Tampoco hay que olvidar que es una ciudad carísima, pero que si te sabes mover no gastas tanto. Con eso digo que por ejemplo, para hacer la compra el único super "baratito" es el Todis.

Buscar piso es otra odisea. Os recomiendo la página http://www.affittistudenti.com/, pero os lo digo de memoria. Affitasi es alquilar y hay carteles por toda la ciudad. Yo fui poniendo un montón de anuncios en Internet y al final contactaron los caseros con mi compañera de habitación y alquilamos una habitación doble al lado del Vaticano por 425 euros cada una. La suerte que tuve es que los dos compañeros de piso fueron super majos, una gozada, la verdad, y hubo muy buen ambiente desde el principio, y eso es básico.

El Instituto Cervantes, en via di Villa Albani (al lado de via Salaria) es un antiguo palacio, muy bonito y señorial. Allí también tuve mucha suerte, puesto que la jefa de la biblioteca era un encanto y me ayudó muchísimo. Atendía al público, puse signaturas, ordenaba libros, daba de alta ejemplares... un montón de cosas.

La única pega, por llamarlo de alguna manera, es el excesivo calor que hace, al menos a principios de julio era insoportable. Por lo demás mis mas fervientes ánimos para cualquiera que tenga el gusanillo de salir de España. Que lo hagan y una vez que empiecen, ya veréis, no podréis parar.

Ánimos.

1 comentari:

  1. Estoy de acuerdo contigo en lo que dices de que, una vez sales de España, no puedes parar! :S

    Ánimo a todo el mundo!!

    ResponElimina